lunes, 9 de julio de 2012

AVENTURAS CINEMATOGRAFICAS


Era una agradable mañana de un hermoso día de verano. Angel Caro y yo cogimos el coche y, dispuestos a “tirar unos metrillos”, nos dirigimos al Parque la Oromana, en Alcala de Guadaira: bello paisaje, pinares centenarios, un ancho rio y fresca sombra. Angel llevaba una cámara a cuerda de 8mm cargada con Foma de doble 8mm y yo mi querida Scoopic de 16mm con un rollo de Fuji Velvia. Bajamos del coche y, nada más sentir el frescor de la sombra en el pinar, la pasión cinematográfica se apodera de nosotros…. ¡A filmar!.


¿Qué pasa?....  Estoy filmando a 16fps pero la cámara suena lenta, como si filmara a 8fps, o incluso a menos.  Sentados en un banco, bajo un álamo, metemos la cámara en el saco de carga, retiramos la película ya filmada y volvemos a enhebrar la bobina. ¿Sigue igual? ¡No, peor! Ahora incluso se para. Volvemos a abrir la cámara, esta vez a plena luz y revisamos rodillos y ventanilla. Volvemos a enhebrar la película y, con la tapa abierta, vemos que la bobina parece rozar en el interior de la cámara. ¿Una bobina defectuosa?.... Pudiera ser, pero el caso es que me quedé sin filmar.

Menos mal que Angel, no solo es un amigo generoso, sino que además tiene buenas ideas. Sabiendo que una película de doble 8mm no es más que una de 16mm con el doble de perforaciones, me pasó una de sus bobinas. La metimos suelta en mi Scoopic (el agujero central de la bobina de 8mm es más pequeño), la enhebramos y hala a seguir filmando en este extraño y “nuevo” formato.
 

Por cierto que para ilustrar el doble8mm con fotogramas de 16, retoqué una imagen sacada de la red donde, mire usted que curioso, alguien filma precisamente con una Scoopic. Casualidades que tiene la vida

domingo, 8 de julio de 2012

MIS SOBRINOS EN VELVIA


Con cuentagotas, pues no están los tiempos para gastos, voy filmando algunas cosas con mi nueva y flamante Scoopic. Una de las primeras filmaciones fue esta de mis sobrinos en Fuji Velvia, excelentemente revelada por Angel Caro.

Como se trata de una prueba, decidí telecinarla yo mismo. Para ello adquirí por muy buen precio un proyector Meopta de 16mm sin lámpara ni objetivo y con el modulo de sonido estropeado, pero al que le funciona el arrastre perfectamente. 


Tras varias pruebas vi que, por muchos refinamientos digitales que le aplicara, la cámara CCD (de 750 pixels) no da más de si y el resultado, por tanto, no es para tirar cohetes. Asi que, en frase que ya es habitual… Esto es lo que hay…